Fuentes alternativas

Deténgase un momento y pregúntese hacia donde encamina su vida con relación a sus ingresos. Trabaja usted actualmente para producir múltiples fuentes de ingresos, o sólo para mantenerse con un ingreso fijo que depende directamente de la cantidad de tiempo y trabajo invertido. Está actualmente desgastándose a cambio de cada billete que luego gasta (casi inmediatamente después de que ingresa), o ha pensado en generar fuentes de ingresos alternativas que le permitan mayores ganancias, y que no dependan directa y exclusivamente de su tiempo y esfuerzo.

Lo común (y para la mayoría) es trabajar por una única fuente de ingresos, a la cuál le dedicamos gran parte de nuestro tiempo, y a cambio del dinero que nos permita costear nuestro estilo de vida. Esta forma de obtener el dinero nos deja a casi todos mal parados y con escasos ahorros (si es que contamos con algunos), y de frente a la no muy agradable perspectiva de vivir en el futuro dependiendo únicamente de ingresos por jubilación.

Tomamos un estilo de vida que consume todos nuestros ingresos, los que en la mayoría de los casos provienen de nuestro empleo. Una vez comenzamos a obtener nuestras primeras cifras de dinero provenientes de nuestro empleo u ocupación, comienza a crecer nuestra lista de bienes por adquirir, entramos así en una espiral que consume nuestros ingresos, los que por todos los medios posibles tratamos luego de hacer crecer para poder cubrir dichos gastos en aumento.

Trabajamos, y cada vez más, en nuestros empleos invirtiendo gran parte de nuestras energías y tiempo para tratar de conseguir las sumas que cubran dichos gastos. Las cantidades que obtenemos son limitadas y nuestras necesidades crecientes, de esta manera cambiamos directamente esfuerzo y tiempo por dinero, dependemos de el. Una sola fuente de ingresos (muchas veces inestable), y gastos excesivos mayores a los ingresos que obtenemos nos colocan en una posición que no es difícil de adivinar, lo que nos obliga a tener que trabajar de forma constante sólo para mantenernos, quedando de esa manera sin tiempo, recursos ni energías para crear fuentes alternativas de ingresos que nos permitan invertir y vivir más holgadamente.

Trabajamos en nuestro empleo cada vez más para conseguir por ese medio cada vez más dinero, mayores ingresos que mantengan nuestros gastos y paguen nuestras deudas, de esta manera las cantidades que conseguimos están directamente relacionadas con nuestro esfuerzo y tiempo. Tanto producimos, tanto ganamos, es una relación directa que nos limita, a la vez peligrosa y agotadora. Obtenemos dinero a cambio de nuestros servicios, de esa manera tendremos ingresos mientras los brindemos, y sabemos en la posición que eso nos deja muchas veces. Se trata de un sistema por el cuál nuestros ingresos dependen exclusivamente de nuestra dedicación en tiempo y esfuerzo. Trabajamos a cambio de dinero, trabajamos por el dinero, ponemos nuestro esfuerzo para obtenerlo y para hacerlo desaparecer al poco tiempo, para volver luego a trabajar y para gastar nuevamente y de manera casi inmediata las cifras que logramos. Un círculo que desgasta y nos deja, en la mayoría de los casos, mal parados a la hora de revisar nuestros bolsillos y controlar nuestras finanzas.

Ponemos nuestra capacidad para trabajar a cambio de dinero en vez de invertir nuestros talentos, conocimientos, experiencia, tiempo y energías para lograr fuentes alternativas que nos brinden ingresos recurrentes y diversificados. Si dependemos en forma directa de nuestro trabajo para lograr ingresos sabemos en que posición nos deja eso en caso de reajuste, enfermedad, incapacidad o accidente. Es el temor lo que nos mantiene atados a un sistema en el que trabajamos por el dinero y nos impide hacerlo en sistemas que lo pongan a producir para nosotros. El sólo hecho de pensar en intentar algo nuevo nos llena de temores, por lo que continuamos haciendo lo mismo y en el mismo lugar durante años, sin intentar jamás algo nuevo.

Planificar el resto de nuestras vidas como empleados es asegurarnos una buena cuota de incertidumbre e ingresos ajustados (en la mayoría de los casos). No necesariamente debe abandonar su actual empleo si es que desea permanecer en el, pero si debe considerar ampliar su horizonte y saber que puede planificar sus propias fuentes alternativas de ingresos. Se pueden lograr buenos resultados siendo empleado, pero seguramente obtendrá los mejores con sus propios emprendimientos. Debe tener en claro que mientras trabaje para alguien más, las oportunidades de acceder a la riqueza estarán del lado del propietario de la empresa, no del suyo, pocas empresas en el mundo hacen millonarios a sus empleados.

Como empleados podemos lograr excelentes ingresos, pero estos pueden ser aún mejores si nos independizamos o al emprender proyectos paralelos que nos permitan la independencia financiera deseada. El cambio puede producirse de forma gradual y paulatina, para así evitar muchos de los inconvenientes que puedan originarse. Las modificaciones a realizar y los medios elegidos para generar ingresos alternativos dependerán exclusivamente de cada caso en particular. Bien vale tomar conciencia, reflexionar, investigar, y estar preparados para elegir lo más conveniente para cada uno de nosotros. Todos somos diferentes, tal como las maneras que podemos elegir para generar nuestros ingresos alternativos.

Así como quizás dedica tiempo para trabajar en la fuente de ingresos de alguien más, trabaje para usted creando sus propias fuentes alternativas de ingresos. Puede crear fuentes de ingresos a partir de su creatividad, conocimientos, experiencia, investigación o gustos personales. El dinero que necesite aparecerá cuando sea necesario, pero no se detenga si no lo posee en su haber. Investigue y busque alternativas para financiar sus ideas, las opciones disponibles son múltiples. Las buenas ideas siempre encuentran financiamiento, que la falta de capital no sea un impedimento para sus inicios. La mayoría de quienes llegaron a ser millonarios se hicieron desde la nada, comenzando sus carreras con poco menos que algunos billetes en sus bolsillos.

Porque no pensar en su emprendimiento o empresa propia, la que puede ser tan grande o pequeña según sean sus deseos, entusiasmo, empuje y capacidades, quizás algo paralelo a su actual ocupación. La idea es diseñar sistemas que lleguen con el tiempo a la mayor cantidad de personas posibles, sistemas que produzcan luego de un tiempo en forma automática sin necesariamente requerir de su presencia, permitiéndole de esa manera disponer de tiempo para desarrollar otros proyectos, otras fuentes de ingresos alternativas. Escribir un libro, crear un juguete o patentar un invento son ejemplos de fuentes de ingresos continuas que se mantienen en el tiempo, habiendo requerido esfuerzo sólo durante su periodo de creación. Comience con algo pequeño y para que crezca paulatinamente. Sea usted quién se lleve la mayor parte del beneficio de su trabajo, usted y no alguien más.

Contar con una sola fuente de ingresos le hará perder oportunidades de negocios en las que no querrá arriesgar su dinero, y aunque dicha oportunidad demuestre todo su potencial. Varias fuentes de ingresos le permitirán participar en negocios que antes no hubiera pensado desarrollar, con el tiempo comenzará a acceder a una serie de oportunidades que antes estuvieron vedadas para usted. Su nueva condición económica le permitirá acceder a posibilidades de las que antes no podía participar. Generar múltiples fuentes de ingresos minimiza nuestros riesgos ante la disminución que pudiera presentar alguna de ellas.

Los sistemas creados para que el dinero trabaje para nosotros requieren de nuestra atención, pero si están correctamente diseñados pueden funcionar sin nuestra presencia constante. El dinero vendrá a nosotros y su cantidad no estará relacionada directamente con la cantidad de horas que trabajemos, sino con la inteligencia que lo hagamos. No pida pescado para alimentarse, estudie la manera de que el lago sea suyo, investigue y analice como crear un sistema que lo extraiga sin depender necesariamente de su presencia, y para que funcione de manera aceitada y continua.

Sólo usted sabe de qué manera tiene más posibilidades para acceder a la prosperidad. Quizás manteniéndose en su actual empleo y generando fuentes de ingresos paralelas, o tal vez diseñando una empresa para dedicarse a ella por completo. Invertir en acciones, desarrollar proyectos en Internet, ingresar al mercado inmobiliario, o convertir su hobby en un prospero emprendimiento, son entre tantas alternativas para tener en cuenta. Sus intereses y gustos personales como así también sus conocimientos e intuición le dirán cuál es el camino correcto en su caso.

Puede conservar su actual empleo y comenzar su propio proyecto invirtiendo parte de su tiempo. En todo caso elija siempre algo compatible con sus gustos e intereses personales. Reflexione e investigue, y crea en ello, hágalo fundamentalmente por usted mismo.

Al comenzar no dude en capacitarse. Libros, videos, conferencias, cursos, seminarios, programas de TV, el contacto con empresarios, etc., le brindarán herramientas que serán de suma importancia a la hora de ponerse en marcha. De esa manera generará en usted nuevos conocimientos y un renovado entusiasmo por su nueva actividad. La mejor manera de incrementar sus ganas y entusiasmo es comenzar lo antes posible sin posponer demasiado el inicio, avanzando un poco cada día y desde hoy mismo. Quizás el avance sea lento, pero ya estará en movimiento.

Podemos comenzar de manera gradual en las actividades que elijamos. Si comenzamos a invertir lo podemos hacer con cifras pequeñas y para crecer progresivamente, lo mismo si decidimos crear algún tipo de negocio o empresa. No es necesario ni recomendable que comencemos con algo que este fuera de nuestro alcance o capacidad de administración, si en cambio algo que podamos hacer crecer con el tiempo, y a medida que también crece nuestra capacidad de administración, manejo y experiencia.

Es entendible temer a emprender algo nuevo, pero si lo hace en forma progresiva y capacitándose en el área elegida crecerán sus posibilidades de éxito. Si planifica inteligentemente y se capacita de forma continua el riesgo en las actividades que emprenda disminuirá de forma notable. Comenzar a crear fuentes alternativas de ingresos de manera progresiva evita el riesgo y el dolor de un cambio producido de forma brusca y sin preparación previa conveniente, hacerlo de forma programada y estratégica acrecienta sus posibilidades de éxito de manera rotunda. Quedarse en el actual esquema de seguridad sin querer efectuar cambios puede que también tenga su precio en el futuro, en todo caso usted tiene el poder de elección.

Usted puede crear de manera original sus propias fuentes de ingresos. Productos o servicios desarrollados con sistemas que lo acerquen a cada vez más cantidad de clientes, de esa manera estará generando sus verdaderas oportunidades de ser millonario. Un invento, un guión, alguna patente, un libro, un diseño, un nuevo elemento para el hogar, algún objeto o servicio en el que intervengan las nuevas tecnologías, el arte y la creatividad, productos o servicios que solucionen un problema y lo hagan de la mejor manera posible, que aceleren procesos y ahorren tiempo, que simplifiquen actividades de la vida diaria y contribuyan con ella para hacerla más agradable, son entre tantas alternativas para considerar. Agudice su vista y concéntrese, las posibilidades están por todos lados, son miles y nos rodean, está en usted descubrir las suyas y para comenzar hoy mismo a crear sus propias fuentes alternativas de ingresos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: